El sector de las mudanzas vive un repunte en verano. Es un momento del año en que el buen tiempo acompaña, los días son más largos y permiten jornadas de trabajo muy efectivas. «La mayoría de las mudanzas se van a resolver en uno o dos días de trabajo a lo sumo» nos dicen desde la empresa Mudanzas Josval https://mudanzasjosval.es/

Las mudanzas requieren atención

Las mudanzas son unas situaciones exigentes en la vida de las personas. Conviene mirarlas desde la distancia, tratando de ser lo más previsores posible y anticipando todas las posibles situaciones.

Cuando piensas en mudarte, lo primero que debes planear es sin duda la fecha. Las mudanzas son un sector caracterizado por una fuerte estacionalidad con periodos más demandados que otros. Cualquier empresa de mudanzas locales puede dar buen testimonio de ello.

Dependiendo del período elegido, temporada alta, media o baja, el precio puede variar del más simple al doble. Ser flexible en las fechas de la mudanza también juega un papel importante en el precio de la operación y te permite realizar importantes ahorros. Por eso es recomendable prepararse con mucha antelación.

Temporada alta de mudanzas: verano

Este periodo, que se extiende de junio a septiembre, es el más solicitado en cuanto a mudanzas. Esto puede explicarse por las condiciones climáticas que son favorables durante este período, pero también durante las vacaciones escolares. Casi la mitad de las mudanzas tienen lugar durante el verano.

La agenda de las mudanzas se llena rápidamente, lo que puede aumentar los precios hasta en un 50% más. Si te ves obligado a mudarte durante este período, considera solicitar tu cotización con al menos 3 a 4 meses de anticipación.

Te diremos que estos otros períodos también tienen una gran demanda:

  • El final del mes
  • Fines de semana
  • El fin de año: el período entre el 15 de diciembre y el primer fin de semana de enero es el más caro porque tiene mucha demanda.
  • Vacaciones escolares

Temporada media de mudanza: primavera

Los meses de marzo a mayo son un poco más tranquilos para los que se mudan. En esta época del año se mueve mucha menos gente y es bastante fácil encontrar disponibilidad en las agendas de las mudanzas con precios más asequibles.

Temporadas bajas: otoño e invierno

El período de septiembre a diciembre se considera temporada baja para las empresas de mudanzas. Esto hace que las tarifas sean mucho más económicas y la elección de fechas sea mayor.

De diciembre a marzo también se considera la temporada baja, es comparable a la del otoño excepto que las condiciones climáticas pueden ser más difíciles. Se recomienda encarecidamente contratar un seguro de daños porque en casos de fuerza mayor, la empresa de mudanzas no se considera culpable de los daños que hayan sufrido sus bienes.

Sin embargo, en la mayoría de los casos puede ocurrir que te tienes que mudar cuando te tienes que mudar. Sin excepción. Si no estás para elegir momentos o esperar a encajes más óptimos, siempre tienes que saber apostar por empresas transparentes y confiables, reconocibles y que respondan.

ANUNCIOS

Para emprendedores y pequeñas empresas: Cómo mejorar los resultados de tu negocio actuando a contracorriente

Revista de Empresa
RECIBE NOTICIAS DE EMPRESA en tu correo

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.