Cambiar bañera por ducha es una tendencia de mercado. En esta revista nos damos al mercado para analizar lo que funciona y sin duda, este flujo de comportamiento no para de reproducirse en las reformas de hogar. «Es casi imposible encontrar una reforma de hogar o de establecimiento en que un baño no sustituya la bañera por el plato de ducha», nos cuentan los especialistas de MamparasDucha.es https://www.mamparasducha.es/

La ducha, es más accesible que la bañera, por eso se instala habitualmente en los baños de hoy en día. Para facilitar la accesibilidad o ahorrar espacio, sustituir una bañera por una ducha tiene muchas ventajas. Pero este trabajo no debe hacerse a la ligera. 

Sustitución de bañera por ducha: la estética es otra métrica

Por ahorro de espacio, estética o comodidad, son muchas las razones por las que las personas pasan de la bañera a la ducha. En la mayoría de los casos, se trata de una cuestión de accesibilidad, para personas con movilidad reducida. ¡Pero algunas cabinas de ducha, que ofrecen accesorios de bienestar, también saben cómo seducir por sí mismas! El diseño más limpio nos deja espacios más abiertos, luminosos y diáfanos.

Razones para cambiar tu bañera por una ducha

Accesibilidad

Hay varias razones por las que las personas quieren reemplazar su bañera por una ducha. “El argumento más esgrimido es la accesibilidad”, dice un experto de la empresa de baños MamparasDuchas.es https://www.mamparasducha.es/platos-ducha/

Para las personas mayores, levantar la pierna para meterse en la bañera puede resultar difícil. En previsión de su vejez, algunas personas piensan rápidamente en sustituir la bañera, de difícil acceso, por una ducha.

Lo ideal es entonces una ducha sin escalones, o incluso un modelo walk-in (también llamado Italiano). También puedes aprovechar para instalar un asiento en la ducha, abatible o no, y barras de apoyo. Para movilidad reducida o edad avanzada, es la solución perfecta.

Ahorro de espacio

A pesar de lo agradables que son los baños, la bañera a menudo ocupa mucho espacio en el baño. Para las casas más pequeñas, cada metro cuadrado cuenta. Entonces podemos encontrar de gran interés sustituir una bañera por una ducha.

En lugar de una bañera de 160 cm de largo, podemos colocar un plato de ducha de 90 cm de ancho y un mueble, aconsejan la mayoría de interioristas consultados. Entonces todo es posible, según el espacio disponible y las necesidades de la familia. Si colocas el inodoro junto al nuevo plato de ducha, en lugar de la bañera, puedes, por ejemplo, crear un armario en el antiguo inodoro.

Comodidad

Si la bañera aporta el placer del baño, la ducha también puede ser fuente de bienestar. Muchas personas, que ya no se toman el tiempo de bañarse, prefieren cambiarse a una cabina de ducha más compacta. La ducha combina mejor con nuestros hábitos de vida. Sobre todo porque algunas cabinas de ducha ofrecen cada vez más comodidad: módulos de audio para escuchar música, asiento para sentarse, etc.

Las columnas de ducha más sofisticadas ofrecen módulos de hidromasaje muy apreciados, que no siempre se pueden disfrutar de pie en la bañera.

Ahorro de agua

Como sabemos, el volumen de agua necesario para bañarse es mucho mayor que para ducharse (si no permaneces demasiado tiempo bajo el chorro de agua). El ahorro de agua también es una baza que puede acabar convenciéndote de abandonar la vieja bañera por una ducha, y así limitar tu consumo.

Revista de Empresa
RECIBE NOTICIAS DE EMPRESA en tu correo

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.