Assembler Institute of Technology es una academia puesta en marcha para surtir al mercado de desarrolladores informáticos bien preparados, que den un salto de calidad en el contexto de programación a nuestra industria y mercado. Una apuesta innovadora que parte de una metodología propia cercana al aprendizaje colaborativo. Ante tan atractiva propuesta, hemos querido hablar con Kasia y Cristian, fundadores y padres de la idea para conocerla de cerca:

¿Qué es Assembler Institute of Technology y cómo nace la idea de ponerlo en marcha?

Assembler Institute of Technology nace en 2019, de la mano de Kasia Adamowicz y Cristian Fondevila, para ofrecer un centro de formación de referencia para programadores de calidad. “Tras haber hablado con varias empresas del sector tecnológico, nos dimos cuenta que hacían falta desarrolladores bien preparados, tanto a nivel de conocimientos de programación como a nivel de habilidades blandas, también conocidas como soft skills. Y es por ello que creamos un programa que cubra estas dos vertientes”. – comenta Kasia Adamowicz, la COO y co-fundadora de Assembler Institute of Technology.

Desde Assembler Institute nos centramos en el alumno y las necesidades reales del mundo laboral, y ofrecemos formación accesible para cualquier persona, aplicando una metodología de aprendizaje colaborativo, sin clases, sin profesores y sin coste por adelantado (en los másters, el alumno paga solo la matrícula y el resto -hasta el 80% del programa- a éxito y a plazos, una vez encuentra trabajo).

¿Cómo fueron sus primeros pasos? ¿Qué dificultades han encontrado para ponerlo en marcha?

“El camino de emprender es un camino difícil en el que tienes que estar continuamente tomando decisiones y algunas cuestan más que otras. Y aunque no sea un camino de los más fáciles, en este caso el esfuerzo y el tiempo que le hemos dedicado ha valido la pena. Hasta la fecha hemos formado a más de 200 alumnos, en 8 convocatorias con un hiring rate del 100%, un salario medio de unos 26.000€ y un ratio de satisfacción de 4.84 sobre 5. 

A nivel de equipo, empezamos siendo 3 y ahora somos casi 15 trabajadores. Es una labor muy gratificante ya que ves a tus alumnos no solo aprender, sino también evolucionar como personas, los ves graduarse y encontrar el trabajo de sus sueños y es algo que te hace ver que todo lo que haces tiene sentido y además, hace posible cumplir metas a muchas personas.” – comenta Cristian Fondevila, CEO y Co-fundador de Assembler Institute. 

¿Es posible hablar de una metodología de aprendizaje propia? ¿En qué consiste?

Nuestros programas se centran en una metodología propia basada en el Peer Learning o aprendizaje colaborativo. El aprendizaje colaborativo tiene como base la colaboración entre los alumnos. En nuestra escuela no hay profesores, pero tampoco hay clases ni asignaturas. Durante los meses que dura el programa los alumnos desarrollan múltiples proyectos en diferentes áreas del desarrollo web mediante un proceso gamificado, en el que cada alumno tiene puntuaciones y conforme va avanzando con su equipo va desbloqueando proyectos, habilidades y recompensas. Nosotros ponemos mucho hincapié en aprendizaje práctico y colaborativo en el que los alumnos se convierten en sus propios profesores, aunque hay un equipo académico que se ocupa de guiar y mentorizar al alumno durante el Master, pero desde una figura de consejero y  no de transmisor de conocimientos.

Assembler Institute of Technology

¿Con ustedes el alumno solo paga en caso de encontrar un trabajo al finalizar el curso?

Fundamos Assembler Institute con la idea de dar acceso a una formación de excelencia a cualquier persona con talento, por tanto para acceder a nuestros másters los alumnos solo pagan una pequeña parte del coste del programa, la matrícula y el resto empiezan a pagarlo una vez encuentran trabajo al finalizar el máster (es un pago a plazos y sin comisiones, a diferencia de los préstamos tradicionales que dan los bancos). Si el alumno o alumna no cumple los requisitos que estipula el contrato, no nos tiene que pagar nada hasta que los cumpla.

Este método de pago, que funciona muy bien en Estados Unidos, se llama Income Share Agreement (acuerdo de ingresos compartidos).

De esta forma pretendemos dar acceso al mejor talento, sin importar de dónde viene, lo que realmente nos importa es el potencial de nuestros candidatos y candidatas, y que se centren en aprender durante el programa sin tener que preocuparse por pagar el máster. 

Uno de nuestros objetivos es que nuestros graduados encuentren un buen trabajo por tanto ponemos a su disposición un career coach que les ayuda a mejorar sus perfiles profesionales y encontrar buenas oportunidades laborales. Nuestros alumnos y alumnas cobran un 30% más que la media del mercado como junior developers y tardan 1 mes de media en encontrar trabajo.

¿Cuáles son los retos de futuro que se proponen?

De momento nos gustaría seguir apostando por los programas actuales y convertirnos en centro de formación tecnológica de referencia a nivel nacional, ofreciendo perfiles profesionales de calidad. Así como seguir apostando por cierta expansión internacional en los programas impartidos en remoto.

No descartamos lanzar algún programa nuevo de cara al 2022, pero siempre manteniendo el foco en la calidad: el objetivo principal de Assembler Institute es formar a los mejores developers, aquellos que estén preparados para adaptarse a las necesidades de las empresas dentro de un sector que está en constante evolución.

Revista de Empresa
RECIBE NOTICIAS DE EMPRESA en tu correo

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.