Crisis post-covid: inglés para empresas

La crisis económica de mercado que heredaremos al término de la emergencia sanitaria provocada por el Coronavirus es ahora una de las principales preocupaciones de las empresas españolas. Sin duda que una de las mejores ideas es tratar de aprovechar el confinamiento para evaluar qué dará de sí este parón forzoso, y prepararse para mejorar nuestros resultados de cara a la carrera que empezará justo después de esta travesía.

Y una de ellas es la mirada a mercados externos, quizás aquellos que gozan de una capacidad de recuperación más rápida. En esa tarea, hablar inglés perfectamente será de vital importancia. Dominar la jerga sectorial en la lengua de Shakespeare parece ser una preocupación compartida por los emprendedore y empresarios españoles que han disparado este confinamiento criterios de búsqueda como —clases de inglés para empresas— tratando de encontrar opciones válidas para salir con más fuerza al mercado post coronavirus.

Ventaja competitiva en el mercado

«El dominio de una segunda o tercera lengua por parte de empleados y directivos genera ventaja competitiva» nos comentan los especialistas del sector, desde EDIC quienes nos explican que «la mejor opción pasa por la elaboración de unos planes de formación de idiomas adaptados y flexibles». Sin duda, claves necesarias a la empresa: ventajas competitivas; adaptabilidad a su necesidad, sector, formato etc y flexibilidad para poder compaginar tan importante avance, con la marcha diaria de su negocio.

Ecosistema particular

Las empresas son un ecosistema diferente al resto. No es lo mismo la clase de inglés que recibe un alumno de secundaria, que la que precisa una empresa. Los entornos de inglés in company exigen ser diseñados a medida de la actividad y los objetivos de la empresa. Y aún más, dentro de una misma organización, se tienen que articular en función de los individuos que la componen y del cometido profesional de cada uno de ellos. No necesita el mismo inglés el ingeniero que desarrolla el producto que el comercial que se encarga de venderlo, por poner un ejemplo fácil de entender.

El método es la clave

Pero ¿cómo es posible hacer algo tan preciso? Desde EDIC nos explican una metodología que parte de «una Auditoría Lingüística que en nuestro caso es gratuita. Se trata de unas pruebas de nivel internas altamente eficaces y fiables que nos permitirán agrupar a los alumnos correctamente de acuerdo con su nivel de dominio del lenguaje a aprender.» Esta es una fórmula que debes buscar para tu empresa ya que te puede resultar en un plan más acertado y personalizado a cada miembro de la empresa.

Una empresa mejor preparada

Los empresarios, en el actual contexto entienden que la calidad de la formación es tan importante como los servicios de gestión, seguimiento y reporting que ofrecen a sus clientes. De hecho, el poder hacerlo en inglés permite acceder a más clientes. A un mercado muy superior.

Contratar un buen programa de aprendizaje en inglés, libera los departamentos de RRHH y Formación y les permite centrarse en el resto de tareas formativas, de raíz técnica propia del sector, que aportan valor a su producto o servicio, mientras delegan la formación lingüística en empresas dotadas para tal cometido.

Poner a cada quién a hacer lo que sabe: uno de los catalizadores del éxito de vital importancia en el panorama económico, mercantil y laboral post covid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *